sábado, 6 de junio de 2009

Mujer con discapacidad pide una oportunidad de trabajo

Gómez Palacio.- A pesar de caminar con dificultad apoyada por un andador, Guadalupe Gámez, vende dulces y arroz con leche en la Presidencia Municipal, en los tianguis y paseos públicos para poder mantener a su hijo, pues hace doce años sufrió un accidente automovilístico que la dejó severamente incapacitada, ahora lucha por salir adelante al buscar un empleo formal.

Guadalupe Gámez fue víctima hace doce años de un accidente automovilístico cuando viajaba en un taxi, el cual la mantuvo tres meses en estado de coma en un hospital del Distrito Federal, la recuperación de Lupita ha sido lenta y con dificultad puede moverse.

A sus 39 años, Guadalupe apoyada con un andador recorre con esfuerzo parques, dependencias públicas y tianguis vendiendo dulces para mantenerse y pagar los estudios de su pequeño hijo, por lo que pide una oportunidad de empleo.

“Quiero encontrar un trabajo para ya no andarme asoleando, es que con el sol me mareo de repente y me caigo, termino descalabrada, quiero trabajar en un empleo formal y más estable porque quiero ser independiente”.

Lupita como cariñosamente la conocen en las dependencias de gobierno, sale diariamente a vender sus dulces, mientras su hijo la apoya en la limpieza de la casa que renta y lava la ropa, pues fue abandonada por su esposo debido a su incapacidad.

Lupita se esfuerza por salir adelante y actualmente estudia la preparatoria abierta.

“Ahorita estudio la preparatoria abierta en el Cetis número 88, voy tres días a la semana a clases, quiero superarme y ser un ejemplo para mi hijo Omar, para que el no deje sus estudios porque si yo estando discapacitada pude salir adelante porque él no lo va a hacer”.

Lupita lucha por superarse, pues está consciente de que si estudia podrá obtener un empleo formal que le permita sacar adelante a su hijo, pues considera que su incapacidad no es un obstáculo para poder trabajar.
Lucero Sánchez