sábado, 6 de junio de 2009

Entrega Estado 2.5 millones de pesos a Hospital de la Mujer

Tras la emergencia económica y de saturación que enfrenta el Hospital de la Mujer, entre el miércoles y ayer, los Servicios Estatales de Salud (SES) entregaron unos dos millones y medio de pesos para la operación del nosocomio, pago de deudas y compra de reactivos.
Sin embargo, el sanatorio seguirá refiriendo pacientes a otros por la falta de cupo.
Octavio Martínez Pérez, director general de SES, entrevistado vía telefónica desde la ciudad de Chihuahua, señaló que ante las necesidades que enfrenta el inmueble, se llegó a un acuerdo con el área administrativa para cubrirlas.
Mientras, Eduardo Maldonado, director del Hospital de la Mujer, mencionó que, con el dinero recibido podrán saldar un 80 por ciento de los pagos a los proveedores y otros conceptos.
Agregó que también les enviaron de Chihuahua equipo, como ventiladores y monitores, mesa de quirófano, otra de expulsión y cuatro cunas para fototerapias.
Durante esta semana, los pacientes tanto del Seguro Popular (SP) como de población abierta se vieron afectados debido a que, por la saturación y rezagos en pagos, no se pudo ofrecer servicio a todos los pacientes que acudían tanto a labores de parto como a laboratorio.
Los pacientes fueron canalizados a realizarse los análisis a centros de la Jurisdicción Sanitaria II, así como a los hospitales General y de la Familia, lo cual se acordó el lunes pasado entre directivos y el Patronato Nueva Vida, que opera el nosocomio.
“Estuvimos platicando con el director del hospital y efectivamente ahorita la saturación que tiene los ha obligado a mandar pacientes del Seguro Popular como de población abierta al Femap (Hospital de la Familia), nosotros estamos viendo la forma de apoyarlos tanto con reactivos como con recursos, de hecho se les acaba de dar un apoyo”, mencionó el director general de SES.
El funcionario subrayó que el nosocomio realiza una labor importante en la ciudad porque da la atención a las embarazadas, por lo que debe ser apoyado.
“Independientemente de los apoyos que lleguen, ellos han estado dando una atención a toda la población que llega a solicitar el servicio médico a todas las embarazadas”, anotó Martínez Pérez.
A su vez, Maldonado expuso que con lo recibido en los últimos días se cubren los gastos operativos, también el crédito por medicamentos, alimentos, pruebas de laboratorio, pago de servicios, retiro de desechos infecto–contagiosos y otros.
“Cuando nosotros tenemos un faltante lo compramos y después nos envían el dinero para liquidarlo”, recalcó.
El rezago que tenían, dijo, se acumuló en un lapso de dos meses, a la vez que asentó que cuentan con proveedores concientes y esperan.
Respecto a los reactivos médicos también comenzaron a surtir, pero en la cuestión de sangre continúan con escasez.
Para Maldonado, el Seguro Popular es un servicio excelente porque las mujeres tienen la cobertura total desde que se embarazan, así como garantizado el servicio médico el recién nacido, pero en cuestión de infraestructura se hizo un “cuello de botella” con el programa.
En el caso de la crisis en el laboratorio, el cual está concesionado, se informó que se le debe dinero, y actualmente carece de reactivos suficientes, además de sangre y capacidad para cubrir a todas las personas que acuden, que en este caso además de las mujeres también incluye a hombres.